Dibujo compartido

A pesar de lo necesario que es para el humano, interactuar con otros no es tarea fácil para los niños con escasa flexibilidad cognitiva-conductual. Sus dificultades para aceptar propuestas o planteamientos de otros condiciona su interacción con iguales. Esto puede deberse a sobreprotección o falta de límites, pero también a la rigidez cognitiva propia del niño, que experimenta síntomas de ansiedad cuando algo no sale como espera o no se ajusta a lo que está habituado.

Este juego, que engloba una tarea compartida y otra individual, nos permite reflexionar con el niño (a través de su propia experiencia) sobre las muchas ventajas que ofrece la diversidad de opiniones y el trabajo colaborativo.