¡Sonríe a cámara!

Con esta divertida actividad, el niño desarrollará o afianzará aspectos tan importantes como el sellado labial, la tonicidad y la precisión lingual. Aquí encontrarás algunas praxias generales, no encaminadas a ningún fonema en particular, pero que nos servirán para empezar a mover los órganos bucofonadores. El profesional será el encargado de seleccionarlas según los objetivos de cada niño.