Un faro con mucha historia

Un cuento para trabajar los sonidos del triángulo alveolar l/r/d

Hemos diseñado este cuento pensando en aquellos niños que presentan dificultades en la articulación y/o generalización de los sonidos l/r/d. Estos sonidos se producen en el triángulo alveolar y son muy parecidos auditivamente, por lo que a menudo les cuesta diferenciarlos y pronunciarlos. Aunque pueden articularlos de forma aislada o en sílaba, pueden tardar más tiempo del habitual en generalizarlos al habla espontánea. Una vez hecha la valoración auditiva, de los órganos bucofonatorios y de la articulación de dichos fonemas nos pondremos manos a la obra para trabajar los puntos que necesite cada niño en particular.

El vocabulario del cuento ha sido cuidadosamente seleccionado para que las palabras presentes en el texto contengan los sonidos l/r/d en posición inicial, medial y final. Esto nos permitirá trabajar los fonemas en todas las posiciones de la palabra.

¿Cómo utilizo este material?

Comenzaremos viendo con el niño el cuento impreso. Lo ideal es que terapeuta y niño vayan contando el cuento conjuntamente a partir de las imágenes de forma que el terapeuta pueda ir integrando las producciones del niño en la historia. Podrá adaptar además el texto a sus necesidades.

Después podremos visualizarlo en video o recomendarlo a la familia para que el niño siga expuesto a los fonemas meta. Ver el cuento en video https://www.youtube.com/watch?v=CNh0GWLHpE0&t=137s

Realizar las actividades según los objetivos planteados para cada niño. Estas actividades están organizadas por áreas de trabajo: discriminación auditiva, conciencia fonológica, punto y modo de articulación. Y, para los más mayores, asociación grafía-fonema.

DISCRIMINACIÓN AUDITIVA

  • DISCRIMINACIÓN AUDITIVA DE PALABRAS. Presentaremos auditivamente parejas de palabras para que el niño las escuche con atención y nos diga si suenan iguales o diferentes. Empezamos con palabras muy diferentes fonéticamente e iremos complicando el ejercicio añadiendo palabras cada vez más parecidas. La respuesta del niño puede ser verbal («iguales»/»diferentes») o podemos utilizar estrategias motrices para que el juego sea más dinámico y divertido: podemos imprimir estos dos «botones» y pegarlos en dos sillas. El niño tendrá que pulsar el botón correspondiente dependiendo de si las palabras le suenan iguales o diferentes. Seguro que como logopeda se te ocurren mil ideas más para jugar y trabajar desde la emoción. Si el niño se divierte, aprenderá más y mejor.
  • DIFERENCIAR E IDENTIFICAR CADA UNO DE LOS SONIDOS L/R/D EN SÍLABAS. Empezaremos trabajando un sólo fonema para aprenderlo de forma consistente y asegurarnos que el niño es capaz de integrarlo. Recordemos que los niños con los que trabajamos tienden a confundirlos y sustituirlos en el lenguaje espontáneo, por lo que no es conveniente trabajar todos los fonemas juntos. Si la «l» es clara, por ejemplo, la presentaremos con otro fonema muy diferenciado (por ejemplo, un fonema posterior como la /k/). Presentamos el fonema objetivo con el apoyo del signo de Montfort para destacar el punto y modo de articulación (puedes descargar las tarjetas de apoyo que incluyen la grafía con una foto ilustrativa de la articulación). Mostramos la tarjeta al niño y repetimos con él ese fonema (la, le li, lo lu) en forma de sílabas directas. Este ejercicio admite multitud de variantes y juegos. Por ejemplo, cada vez que oigamos este fonema levantaremos los brazos haciendo la ola. Una vez que el niño domine la /l/ pasaremos a otro fonema. Únicamente cuando los tres fonemas estén claros podremos mezclarlos. Entretanto, podemos combinarlos con fonemas como /k/, /g/, /p/, /m/, /s/…

PUNTO Y MODO DE ARTICULACIÓN

  • LOCALIZAR EL PUNTO DE ARTICULACIÓN DE CADA FONEMA. Presentaremos los fonemas de uno en uno, tal como hemos hecho en la discriminación auditiva. Antes de pasar al siguiente nos aseguraremos de que el niño realiza el fonema trabajado correctamente y de que es capaz de contrastarlo con otros fonemas diferenciados. Para ello, localizaremos el punto en su boca, pero también en otros personas u objetos (terapeuta, boca de juguete, dibujo, boca de plastilina…). Puede trazar en el espejo la imagen reflejada de la boca con un rotulador, imitar la posición con su propia boca, sacarnos mutuamente fotos de nuestras respectivas bocas, etc. Utilizaremos gestos facilitadores, como los de Montfort, que nos ayudarán a articular el sonido aislado, pero también a recordarle qué sonido debe hacer si comete errores a posteriori.
  • REPETICIÓN. Una vez localizado el punto de articulación de un fonema no nos queda otra que aprenderlo practicando, así que tendremos que exprimir el ingenio para repetir muchas veces el sonido aislado o en una sílaba directa e inversa. Podemos hacer juegos de pilla-pilla imitando, por ejemplo, una libélula que mueve las alas mientras decimos «lililili», cantar una canción con la d o dar un masaje en nuestra rodilla mientras pronunciamos las palabras mágicas «arera arera…».
  • PSEUDOPALABRAS. Repetiremos palabras inexistentes para que el niño tenga éxito al pronunciarlas, ya que le serán más fáciles que palabras que ya estén «viciadas» en su vocabulario habitual. Podemos jugar con los muñecos de lego y ponerles nombres inventados como «Ara» «Ele» «Edo»…
  • CONSTRUCCIÓN DE SU PROPIA BARAJA. El niño es el protagonista. Pensaremos palabras que empiezan por un fonema determinado y las dibujaremos en la Baraja exclusiva de … (nombre del niño), así será él mismo el que cree su propia baraja de cartas con palabras que le son cercanas o significativas. Tendremos que fotocopiar la baraja o hacer los dibujos dos veces para poder jugar a las parejas. Después podrá utilizar la baraja en casa o con los amigos. Fíjate bien en el código de color. Cada fonema tiene el borde de la carta de un color determinado, lo que nos facilitará la selección para el juego.
  • BARAJA/MEMORY BLABLA PARA LA GENERALIZACIÓN. En esta baraja encontrarás las imágenes del cuento y muchas otras con los sonidos objetivo l/r/d. Cada fonema tiene un código de color, lo que te permitirá seleccionar un solo fonema o los tres, así como la posición de la palabra en la que se encuentra el fonema inicial, medial o final. En la fase más difícil encontrarás palabras que tienen más de un fonema objetivo. Ten cuidado con las asimilaciones. A partir de ahí la diversión está asegurada. Este juego servirá para que el niño juegue en casa con la familia a partidas de parejas trabajando el fonema objetivo que la terapeuta habrá seleccionado según el punto de intervención en el que se encuentre. La baraja propia del niño se puede mezclar con estas cartas, haciendo la partida mucho más interesante. Los padres también se pueden animar a dibujar las suyas propias.

GENERALIZACIÓN

Este es el gran reto. Muchos niños logran articular el fonema de forma aislada, en sílaba directa, indirecta, palabra… y en cuanto se ponen a hablar de forma espontánea olvidan lo que veníamos trabajando. Paciencia. Si trabajamos bien los pasos anteriores la generalización llegará al habla espontánea del niño. Podemos utilizar la historia de Lala para que el niño ordene secuencias y cuente el cuento con frases sencillas, pero bien articuladas. Puedes también relacionar la imagen con la frase escrita. Nosotros te proporcionamos el material y tú, como terapeuta, serás la encargada de seguir creando juegos divertidos que potencien el aprendizaje.

CONCIENCIA FONOLÓGICA

  • IDENTIFICAR PALABRAS Y ASOCIARLAS AL SONIDO CORRESPONDIENTE. Colocamos tres aros, cubos o sillas y en cada una de ellos ponemos una de las tarjetas. Buscamos objetos por la sala y los colocamos en el cubo que corresponda según el sonido que identifiquemos cuando los nombre la terapeuta. Podemos utilizar todo lo que tengamos a mano (lápiz, dado, ratón, león, boli…).
  • LOS MAYORES SE EQUIVOCAN. A los niños les encanta que nos equivoquemos para poder corregirnos. Por ello, daremos al niño un silbato, campana o timbre para que cada vez que el adulto diga mal una de las palabras del juego anterior lo accione y nos dé un susto. (Este juego solo está indicado para niños que tienen los tres fonemas bien adquiridos. Se trata de una actividad de mantenimiento para cuando la DA ya está clara).
  • Podrás hacer esta y muchas más actividades utilizando el listado de palabras del cuento. Añade todas las que se te ocurran y que puedan resultar significativas para el niño: así tendrás un registro detallado de las palabras que articula correctamente.

ASOCIACIÓN FONEMA-GRAFÍA

Este punto sólo se trabaja con niños lectores a los que la grafía les puede servir como ayuda en la articulación.

  • BARAJA DE IMÁGENES Y PALABRAS. En este juego las parejas se vuelven más exigentes. Tendremos que emparejar imágenes con palabras escritas que contienen l/r/d.
  • Puedes utilizar las frases y secuencias del punto anterior si necesitas trabajar la lectoescritura.

Para más actividades sobre la asociación fonema-grafía, visita el apartado Letras Animadas. Pincha sobre el enlace que tienes aquí debajo.

https://recursosterapia.es/letras-animadas/

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>